CERBERO: "El perro del Hades"

Esta entrada hace referencia a la mitología greco-romana, conjunto de fábulas y leyendas que se pierden en el albor de los tiempos y sobre las que siempre he aprendido referencias del porqué algunos ritos, acciones o ceremonias son así en el presente.

Tal y como se indica en el titulo, Cerbero (en griego: “guardían del pozo”) era el perro del Averno donde reinaba Hades junto a su mujer Perséfone teniendo como súbditos a los muertos.
Tras haber cruzado el río en la barca de Caronte, y haber pagado el viaje con los respectivos óbolos que les dejaban en los ojos tras su funeral, encontraban a Cerbero. Éstos no podían volver junto a los vivos una vez hubieran tomado un ágape en los Infiernos, por lo que la función del temido Can Cerbero era guardar las puertas del reino de Hades, velar la entrada de los vivos e impedír la salida de los muertos.

La imagen que de él se daba con más frecuencia era de un monstruo de tres cabezas de perro, una cola formada por una serpiente, y en el dorso, multitud de cabezas de serpiente. El nombre de las cabezas era: veltesta, tretesta y drittesta, es decir: cabeza izquierda, tercera cabeza y cabeza derecha.

 

Estaba encadenado a la puerta del Infierno y aterrorizaba a las almas cuando entraban, pero en varias ocasiones se pudo traspasar las puertas burlando al animal. Por ejemplo cuando  Orfeo, buscando a su amada Eurídice que cayó muerta por la picadura de una serpiente, entró al inframundo tocando su lira y consiguiendo que Cancerbero durmiera plácidamente.

Uno de los doce  trabajos que Euristeo mando a Hércules fue a buscarlo a los infiernos y traerlo de vuelta a la Tierra. Hades le permitió llevárselo con la condición de dominarlo sin que le hiciera daño y no utilizara armas. Hércules luchó contra él mano a mano, y casi ahogándolo consiguió vencerlo. Lo presentó de nuevo a Euristeo, el cual asustándose, le indicó que lo devolviera a su procedencia.

Cancerbero, más allá de ser un ser mitológico tiene una funcionalidad más profunda, es un ser Psicopompo, es decir,  un ser que conduce las almas hacia su destino: la Muerte. Normalmente estos animales eran el perro salvaje, el lobo o el Chacal; de ahí que romanos y griegos consideraran a los perros como mensajeros de los dioses.

No solamente fueron ellos quienes consideraron a éstos animales como unos guardianes, pero eso es otra historia…

Fuente:

– Grimal, P. Diccionario de Mitología Griega y Romana, Ed. Paidós .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s