K9: ejercito canino en la II Guerra Mundial.

Cualquier momento es bueno para encontrar una de las historias en las que los perros son los protagonistas, ésta en concreto la escuché por la radio y móvil en mano,  hice una nota de recordatorio para indagar más tarde. Nunca es tarde para captar buenas e increíbles Historias.

Cuando E.E.U.U entró en guerra tras el ataque de la armada japonesa a Pearl Harbor en diciembre de 1941 se inició un programa de adiestramiento canino para introducir perros en batalla. Elevado el sentimiento nacional, amigos del American Kennel Club y otros amantes caninos, crean una organización civil llamada “Dogs for defense” en la que ceden sus perros al cuerpo de Intendencia del Ejército para la creación de un cuerpo especial.

En esta foto se muestra uno de los primeros grupos de perros exploradores
enviados a Luzon (Filipinas) durante la IIGM.

Tras su estudio de viabilidad, el 13 de marzo de 1942, el secretario de guerra de entonces, Robert P. Patterson,  da como aprobada la creación de un programa de adiestramiento canino y nace el Cuerpo K9.
El primer centro se estableció en Front Royal, Virginia, en Agosto de 1942 con un inicio de 200 participantes caninos y de la mano de Remount Branch, el adiestrador.

Se comenzó a trabajar con 32 razas de las cuales únicamente quedaron siete por sus aptitudes físicas y psíquicas:

  • Doberman
  • Pastor Alemán
  • Pastor Belga
  • Border Collie
  • Husky Siberiano
  • Alaskan Malamute
  • Perros Esquimales

Los perros se dividieron en cuatro grupos de trabajo: perro de guardia, perros exploradores, perros mensajeros y perros detectores de minas antipersona; además de que debían estar adiestrados para encontrar víctimas en el campo de batalla.

Tras el éxito del programa (incluso se editó un manual de adiestramiento) pronto se solicitaron perros de los 48 estados del país, mientras personal desinteresado y voluntario se sumaba a cualquier actividad de ayuda.

Probablemente el perro más famoso de la IIGM fue Chips, donado y entrenado en Front Royal. Fue uno de los primeros perros enviados a ultramar viajando con la 3º División de Infantería al Norte de África. Una de sus actividades fue hacer de guardia en la Conferencia Roosvelt-Churchil celebrada en enero de 1943.
Su muerte acaeció en el campo de batalla cuando, presintiendo el peligro, atacó un fortín con ametralladora enemiga. La metralla impactó en su cuerpo y no se pudo hacer nada por salvar su vida.
Se le condecoró con las máximas distinciones, para más tarde retirárselas al saber que desobedeció una de las reglas fundamentales al escaparse del costado de su compañero sin orden alguna.
Sus compañeros le honraron y homenajearon a su manera, ÉL LO MERECÍA.

Fuentes e imágenes:

-http://armylive.dodlive.mil/index.php/2013/03/war-dogs-facts-about-the-k-9-corps/

-http://www.u-s-history.com/pages/h1728.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s