Desde Roma al Polo Norte con Titina.

A este lado del mundo estamos en Invierno, desde otros lugares desde el que nos leerán será verano, por lo que no se les pasará por la cabeza en abrigarse; y quizá porque aquí desde este chiquitito lugar en el que me encuentro hace frío, voy a hacer tributo al primer perro que sobrevoló el Polo Norte: Titina.

El Polo Norte es uno de los dos lugares del planeta Tierra coincidente con el eje de rotación y está cubierto por un casquete de hielo, parece increíble, pero la primera conquista de este inhóspito y gélido lugar fue no hace más de 88 años. ¿Poco tiempo, verdad?

Esta conquista se realizó en un dirigible llamado Norge comandada por Umberto Nobile y 15 personas más, entre ellas el magnífico Roald Amundsen (hablaremos de él en próximos capítulos), Lincoln Ellsworth y la pequeña Titina. Pero, como sabéis me gusta empezar por el origen, manías de arqueóloga…

Titina era una joven cachorrita de Fox Terrier que paseaba por las calles de la cittá de Roma allá por el año 1925 encontrñandose con el piloto militar italiano Umberto Nobile que vagabundeaba por la ciudad mientras pensaba y preparaba su viaje transpolar. Un chico joven que pasó justo al lado de ellos iba silbando una canción muy popular de la época llamada “La Titina” et voilà, surgió el nombre de la perrita así como una magnifica amistad de altos vuelos. Nobile solía decir que ella fue quien lo adoptó realmente, yo soy de las que pienso que son ellos quien nos escogen.

El 11 de mayo de 1926, a las nueve menos cinco de la mañana el dirigible inició su vuelo desde Roma alcanzando el Polo Norte al día siguiente a la una y cuarto de la madrugada. Titina que portaba una cinta alrededor del cuello con los colores de la bandera de Italia, estaba sentada sobre una pila de ropa y útiles, mientras los demás no tenían sitio donde sentarse dentro del dirigible, algo que irritaba a Amundsen ya que repetía constantemente que Titina nunca debió de estar allí.

Ella entró en los anales de la Historia como la primera perrita en sobrevolar y alcanzar el Polo Norte. Posteriormente realizaron un  tercer viaje desde el dirigible Italia que tuvo un terrible accidente al chocar contra el hielo y separar el barco de mando de la propia nave lo que hizo que cayeran en picado. Ellos salieron ilesos pero no fueron rescatados casi un mes después. Su supervivencia fue casi un milagro.

Nobile y Titina eran un tándem inseparable, él se negaba a  aparecer en cualquier foto sin ella y viajaron alrededor del mundo como unas celebrities, posaron con Mussolini, la familia real noruega, el alcalde de Nueva York Jimmy Walker, etc. e incluso iban juntos a la Opera, donde Titina era obligada a permanecer a la entrada, al inicio de las escaleras, hasta que finalizara la obra.

Fueron inseparables durante el resto de sus vidas, siendo una amistad verdadera e indestructible como el duro hielo, el hielo que fijó y congeló sus nombres por tiempos inmemoriales.



Fuentes e imágenes:

http://www.smithsonianchannel.com/sc/web/video/titles/17378/the-first-dog-to-the-north-pole
http://thebark.com/content/canine-hall-fame-titina
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/n/nobile.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Polo_Norte

Anuncios

Un comentario en “Desde Roma al Polo Norte con Titina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s