La historia de los perros-guía.

En esta nueva entrada os traigo un artículo que gracias a su autor,  Benigno Paz Ramos, director de Kns ediciones, una editorial que os recomiendo totalmente y que está especializada en el manejo, adiestramiento y etología canina, con técnicas de adiestramiento basadas en el refuerzo positivo.

Todos nos hemos quedado mirando pasmados, por lo menos yo, a estos héroes que facilitan la vida a miles de invidentes. Hoy, y como siempre, vamos a teletransportarnos a otro tiempo, ¿Preparadxs?

Dorothy Eustis

A la hora de establecer los orígenes del adiestramiento del perro-guía tenemos que remontarnos a 1827, en Austria, donde Leopold Chimani escribió un libro que incluía la historia de Joseph Resinguer, nacido en 1775, ciego desde los 17 años, que había adiestrado sus tres perros.

Johann Wilkelm Kleim, en Viena en 1819, escribió un libro para enseñar a los ciegos las técnicas de adiestramiento de los perros-guía, perfeccionando las técnicas de Reisinger, hacía referencia a “…un arnés rígido y previamente adiestrado, con gran esmero, por una persona vidente”. (Coon, 1959, pag 45). Este proyecto permaneció durante mucho tiempo en el olvido por la comunidad internacional. En 1845, el alemán Jacob Birrer publicó un libro describiendo las técnicas que utilizó para adiestrar perros-guías.

 Los principios básicos de adiestramiento utilizados en aquella época se han ido perfeccionando hasta nuestros días pero fue casi cien años más tarde cuando comenzó el movimiento de perros-guías tal y como lo conocemos en la actualidad. El creciente número de soldados alemanes que resultaron ciegos durante la contienda en la Primera Guerra Mundial, inspiraron al Dr Gerhard Stalling a abrir la primera escuela del mundo dedicada al adiestramiento de perros-guías para ciegos.

La escuela abrió sus puertas en 1916 en Oldenburg, Alemania. Comenzó a nivel experimental para atender las necesidades de la gran cantidad de militares que durante la guerra habían quedado ciegos. Viendo que los resultados eran excelentes, pronto se abrieron otras tres escuelas en Alemania, Württemberg, Potsdam y Munich en las cuales ya se entrenaban perros a ciegos civiles. En esta primer etapa de adiestramiento de los perros-guías se utilizaba el “pastor alemán”, raza muy popular y que estaba dando excelentes resultados en todas las facetas de adiestramiento (rescates, patrullas, búsqueda etc…). El trabajo realizado en Alemania tenía muy poco eco internacionalmente hasta que diez años más tarde, en 1927, Dorothy Eustis, una ciudadana americana que trabajaba en Suiza como adiestradora de prestigio en la sección de perros de rescate de la Cruz Roja, oyó de la existencia de la escuela alemana. 

Morris Frank con su perro Buddy


La Sra. Eustis y su marido George, regentaban un criadero de perros llamado «Fortunata Fields» en Vevey, Suiza. Queriendo conocer y estudiar sus técnicas visitó el centro alemán y posteriormente escribió un artículo en 1927 en el periódico estadounidense “The Saturday Evening Post” sobre los perros-guía, las escuelas de adiestramiento en Alemania, y sobre la importancia del perro-guía en este país. El artículo cautivo a Morris Frank, un joven americano ciego que escribió a la Sra. Eustis, proponiéndole que adiestrara un perro para él. La Sra. Esutis aceptó el reto bajo al condición de que el joven Morris se desplazase a Suiza para participar en el adiestramiento, y así en 1928 viajó para conocer al perro que los adiestradores  Jack Humphrey y George Eustis habían adiestrado para él.

Así comenzó la inauguración de varios centros en EE.UU por parte del matrimonio Eustis donde se criaban , adiestraban  y residían las personas ciegas.

Hoy en día existen escuelas en la práctica totalidad de los países desarrollados, siendo considerados como indicadores del grado de desarrollo de los servicios de protección social. La diferentes formas jurídicas de las escuelas, en estos países, van desde Fundaciones u organizaciones benéficas que aceptan donaciones de empresas, del público en general y de los solicitantes de perro, a otras que obtienen financiación de los respectivos Gobiernos a través de Ministerios de Asuntos Sociales o de los seguros sanitarios. Algunas escuelas pertenecen o están financiadas por organizaciones filantrópicas de carácter internacional (Club de los Leones principalmente).



Fuentes e imágenes:

– Freeman, Derek Barking Up the Right Tree” Ringpress Books Limited, Ed.

– Hornsby, Alison “Helping hounds” Ringpress Books Limited, Ed. 2000.

– Ireson, Peter “Another pair of eyes“, elham Books Ed., 1991.

– “El Mundo del Perro” Artículos Diciembre 1980- Diciembre 2000.


-https://bethfinke.wordpress.com/2011/12/20/touring-the-seeing-eye/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s