Los supervivientes caninos del Titanic

3survivorsTitanic

Lady (izqda.), nombre desconocido (centro), Sun Yat Sen (dcha.)

La madrugada del 14 al 15 de abril de hace 103 años se hundía el mayor transatlántico del momento: el Royal Mail Steamship Titanic.  El buque zarpó del puerto de Southampton el 10 de abril de 1912 rumbo a Nueva York y de los 2223 pasajeros embarcados perecieron 1514, de los supervivientes podemos contar que tres fueron perros.

Solamente los pasajeros de primera clase estaban autorizados para viajar con su perro, pero, probablemente alguno más pudo colarse dentro del equipaje de las demás clases. Se tiene conocimiento de que embarcaron 12 perros pero ya que muchos de los pasajeros que viajaban iban a empezar una nueva vida al otro lado del Atlántico quizá no quisieran separarse de sus amigos de cuatro patas.

Pocos viajaban en la propia cabina junto con los dueños y la mayoría lo hacían ubicados en la perrera de la nave atendidos por miembros de la tripulación, por lo que eran considerados más como una carga que pasajeros en sí.

Como os he dicho, tres de los 12 perros de los que se tiene constancia sobrevivieron: dos pomeranias y un pequinés. Dada su pequeña estatura fueron los animales idóneos para viajar en unos botes que, abarrotados de gente, no ocupaban un gran espacio y podían ir en regazos de sus dueños.TitanicDogs

Lady” fue una de las pomeranias supervivientes adquirida por la señora Margaret Hays en su estancia en París y que viajó en el bote salvavidas número 7, el primero que se preparó en el accidente. Se dice que Lady fue envuelta en una manta cuando se dió la orden de evacuar el transanlántico. Otro de los pomeranias, cuyo nombre nos es desconocido, era propiedad del magnate en fabricación textil Martin Rotschild y su mujer Elizabeth Jane Anne, que subieron en el bote número 6 tras tener una discusión con un marinero al negarse a montar en él sin su perro. Y el tercer superviviente fue el pequinés Sun Yat Sen propiedad de Henry Harper, fundador de la editorial Harper & Brothers Publishing House que volvía de un tour alrededor de Asia y Europa. Ámbos subieron en el bote salvavidas número 3.

49634_show-dogs-on-board-the-titanic-april-10-1912_wsglpio4oitltkg4nhy4lqbotioxpy7q62c4u66siw3t6qwph3oq_757x425

Personal del Titanic con varios perros en la cubierta del barco.

Algunos supervivientes nombraron a algunos de sus perros posteriormente a su salvamento, como un Fox Terrier llamado “Dog“, una Airedale llamada”Kitty” así como un Bulldog llamado “Gamin de Pycombe“. Otra de las historias tristes que se supo posteriormente fue la del Gran Danés de la pasajera Ann Elizabeth Isham que, negándose a dejar a su perro hundirse en el océano gélido, prefirió quedarse con él antes que dejarlo solo. Días más tarde se hallaron los dos cuerpos entrelazados flotando en el agua sosteniéndose entre ámbos.

Como curiosidad os puedo indicar que algunas familias, a la hora de asegurar equipaje, también lo hicieron con sus mascotas. Es más, hubo una en concreto, que cobró el seguro por sus dos perros fallecidos: uno fue un Spaniel de nombre “Charles” asegurado en 100$ y un Airedale llamado “Billy” asegurado en 200$. Los hijos de la familia quisieron montarlos en los botes salvavidas pero el padre indicó que eran demasiado grandes para viajar a bordo.

Para muchos, entre las que me hallo, nuestros perros son parte de nuestra Familia ¿Hubiéseis peleado por salvar a vuestros perros? Yo, lo tengo claro…

 

Fuentes e Imagenes:

Anuncios

4 comentarios en “Los supervivientes caninos del Titanic

  1. Jo, yo lo tengo clarísimo! No me habría subido a ningún bote sin mis perros. Mi admiración por Ann Elizabeth Isham: a mi también me habrían encontrado abrazada a mi Golfo, a mi Pizqui o a mi Bruce y mi Thunder que ya están en el cielo de los perros, porque no sé si habrá un cielo para nosotros… Pero para los animales estoy segura de que sí!

    Me gusta

  2. Ana dijo:

    Sin duda alguna, pelearía por salvar la vida de mi perro con el mismo ímpetu que lo haría si estuviese en juego la de la cualquier otro miembro de mi familia. Con mi Roko al fin del mundo!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Juan dijo:

    Honro la memoria de Ann Elizabeth Isham y de John Jacob Astor, quien soltó a los perros que estaban amarrados y fueron abandonados por los empleados del Titanic que estaban a cargo en el momento del desastre. Ellos dieron muestra de una sentido humanitario maravilloso, que muy pocos tienen.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s