Carta a ti, Karim

 

Hace un año y medio que nos conocimos físicamente, de forma virtual ya había hablado largo y tendido con tu humana, y cuando te vi parecía que te conocía de toda la vida. Ya he dicho hasta la saciedad que en las redes sociales se encuentran personas maravillosas.

El primer día que te vi me acerqué y quitaste tu cuerpecito mirándome cual loco ¿Mami quién es esta loca que quiere comerme a besos? Los humanos somos así de inconscientes, lo sé, y queremos achucharos como si fuerais peluches… sí, sí, lo sé… error como si fuera una principiante. Además, y lo que muchos han dicho de tí después, que parecías más grande en las fotos ¡Eres como los buenos perfumes de antaño! En frasquitos pequeños y con un aroma profundo.

Creedme que todo lo que escribo es desde el corazón ¿Acaso un perro no te puede aportar una de las mayores alegrías de tu vida? Apuesto a que muchos de los que estáis leyendo esto es para vosotros una fuerza que os impulsa a levantaros cada mañana y os saca una sonrisa cuando llegáis casa.

Karim me ha alegrado mañanas, tardes y noches, me ha sacado la lengua, me ha hecho la cobra, se ha tirado de mis brazos con una mamitis aguda en busca de su humana, me ha regalado instantáneas divertidas con su gorra vaquera, su gorro de cumpleaños con Kiba o haciendo la cucaracha en la cama. Has sido y eres un perro modelo, tanto en el sentido estricto de la palabra como por tu comportamiento allá donde fueras. Puedo afirmar que hemos estado en restaurantes, bares y recintos tanto fuera como dentro de tu bolso con una educación exquisita ¡Ya quisiera una que sus doce patas se portaran así!

Te fuiste un día 16 haciendo 5 meses de la partida de tu hermana en alma. Ahora, y como siempre he dicho, correréis libres sobre las nubes con el arco iris como horizonte junto con Capri y probablemente hayáis conocido a Eddie… igual os contáis más de una confidencia o anécdota comprometida. Y, como somos energía, en algún momento, en otra vida, en otras circunstancias, espero reconocerte en otros ojos y que me mires tan expresivamente como lo haces siempre.

Los que se quedan aquí guardan una fuerza infinita, por el AMOR que te profesan y por la JUSTICIA que se te ha de hacer. De eso no me cabe duda. Porque tienes una familia que te quiere inmensamente.

Ya podemos decir que los humanos irresponsables están reconocidos, ahora que paguen esa irresponsabilidad… Así que ahora más que nunca #justiciaparakarim.

Yo seguiré escuchándote para lo que me necesites… eso tú ya lo sabes.

Y para los que mínimamente penséis que es una exageración me permito, humildemente, citar a Anatole France

 

“Hasta que no hayas amado a un animal

una parte de tu alma estará dormida”

 

Y si allá arriba te llega una mínima brisa desde la Tierra, que te lleguen ecos de que TE QUIERO, PEPE.

 

 

Anuncios

Un comentario en “Carta a ti, Karim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s