Las urgencias veterinarias ¿Qué debemos tener en cuenta?

Los que estamos rodeados de animales sabemos lo importante que es aprender las señales que nos muestran ante una situación imprevista para poder percibir el mínimo cambio en su estado de ánimo o comportamiento para poder acudir lo más rápidamente a un veterinario por si afecta a su salud.

Como siempre he indicado, es crucial tener una relación estrecha con tu veterinario/a, pues que conozca a nuestro animal de años, sugiere que ellos puedan ver cosas que nosotros no somos capaces de discernir, pero, en ocasiones, bien porque sea festivo, fin de semana o en otro horario de atención al público, debemos acudir a las urgencias veterinarias.

El hecho de que tengáis que acudir a este servicio puede ser por cualquier motivo: un accidente, un dolor agudo, una obstrucción… Etc. Las casuísticas son muy diversas, pero se ha de tener varias cosas en cuenta para acudir a uno u otro servicio de urgencias.

¿Qué debemos tener en cuenta en a la hora de acudir a un veterinario de urgencias?

En primer lugar, dependiendo de la localidad en la que nos encontremos, la cercanía, para que vean lo más pronto posible a nuestro animal, de acuerdo con lo que le ocurra. O, incluso, la posibilidad de que un veterinario se desplace a nuestro domicilio, servicio que presta por ejemplo Survet veterinarios, hospital veterinario de Barcelona capital.

Debemos tener en cuenta también que tenga un equipo multidisciplinar pues dependiendo de la urgencia de la que debamos de ser atendidos, nos tendrá que ver un especialista u otro, o quizá varios de ellos que puedan poner en común un diagnóstico.

Cuando acudamos, si no hemos ido nunca, nos tomarán tanto nuestros datos personales como los de nuestro animal y realizarán la anamnesis de la consulta con una serie de preguntas para determinar qué pruebas realizar.

Importante también, es que podamos conocer de antemano que cuenten con un equipo de diagnóstico completo, tanto radiológico como laboratorial, quirófano totalmente equipado, así como un equipo de hospitalización por si nuestro animal tiene que quedarse en observación uno o varios días. Incluso, algunos de ellos, cuentan para las urgencias veterinarias una ambulancia medicada y totalmente equipada por si se han de realizar traslados, desde el domicilio u otro sitio al propio hospital.

Quiero puntualizar, porque muchos se quejan del elevado coste de los servicios de urgencias, que no se os va a cobrar como una visita habitual al veterinario de referencia que tengáis. Y no tengáis ningún reparo en preguntar el coste de los mismos.

Ya sea porque tengan que realizarles analíticas, radiografías, ecografías…etc los veterinarios de urgencias que nos atiendan suelen tener una gran empatía tanto por el animal como para con nosotros, pues se enfrentan siempre a situaciones difíciles en las que nuestros nervios se hacen palpables, y a la vez, nuestros animales pueden estar también ansiosos y molestos por algún dolor.

Siempre nos harán saber en todo momento las pruebas que vayan a realizarles, e incluso, siempre nos pedirán permiso para muchas otras, e incluso firmar algún documento de autorización, sobre todo cuando se le haya que anestesiar. Nos aconsejarán qué pruebas son las más adecuadas para realizar un diagnóstico lo más adecuado y acotado.

Es aconsejable (más bien una obligación) de que pidáis las pruebas que se le realicen en urgencias a vuestro animales, bien porque os las den en mano, por correo electrónico o, porque se las pasen directamente a vuestro veterinario de cabecera. En muchas ocasiones, el veterinario de urgencias y el vuestro trabajarán codo con codo para mejorar la salud de vuestro animal.


Siempre soy de las que piensa y da valor a un veterinario, no sólo por su profesionalidad, si no por la capacidad de poder remitir a otro compañero cuando sus conocimientos o especialidad tienen un límite y tiene la capacidad de poder trabajar con otro compañero.


Hemos tenido que acudir en varias ocasiones a urgencias por distintas razones, tanto con Ninfa como con Canuto, unas con mayor gravedad y otras con menor, nos gustaría que nos contarais vuestras experiencias, quizá esto sirva también a muchos veterinarios para mejorar el servicio, quién sabe…

Anuncios

4 comentarios

  1. Ay, Ester, pues la verdad es que no sé ni qué decirte porque mis sentimientos son muy encontrados en este tema: por un lado, no me puedo quejar porque siempre que tuve que ir con Kenzo el trato fue exquisito y le hicieron las pruebas necesarias, nunca nada porque sí, para encarecerme la factura ni nada. Pero en su última vez me sentí un poco abandonada, que no me decían nada… No me sentí nada arropada en un momento tan duro en el que deberían entender que necesitaba mucha información y apenas me dieron ninguna. En fin, yo entiendo que su trabajo no es fácil, pero creo que en mi futuro con un peque, me veo cambiando de clínica de urgencias.

    Me gusta

    • Te entiendo perfectamente Eva. Con Ninfa, las veces que he tenido que ir ha sido por sus hernias de espalda y hemos descartado con Rx, el avance de la lesión. Con Canuto, fue distinto porque íbamos totalmente a ciegas y cualquier prueba que nos proponían, por supuesto accedía mos… ¿No sé si te refieres a la falta de empatía cuando dices que querías más información o es que en dicha clínica no tenían los medios suficientes para que te resolverán esas dudas?

      Me gusta

  2. Por suerte con Leia y Kaede no he tenido que ir nunca de urgencias pero, cosas de la vida, se nos han presentado varios animales en el camino (algunos como Uma literalmente en el camino) que hemos tenido que llevar a urgencias y ahí sí que tenemos un veterinario de urgencias de cabecera. Nos conocen a nosotros más que a los animles qué llevamos.
    Son más caros, más grandes y para las consultas básicas te pasan con los mas novatos… Peeeeero tienen más infraestructura, mejor urgencias, más espacio y una buena red de especialistas. Nos ayudaron a buscar un especialista oftalmologico para Malala, ayudaron a Ayla con una colangitis cuando estaba muy malita y han estado ahí para ayudar a Cid con el fallo multiorganico que sorprendentemente ha superado.
    Pero bueno a pesar de todo, lo peor es cambiar siempre de veterinario, es imposible coger confianza con ninguno, aunque tengan su ficha allí y sean muy buenos, ojalá no rotaran tanto.

    Me gusta

    • La verdad que en cuanto a la rotación del personal que dices, es cierto que no se pueda tener confianza, sobre todo, porque los especialistas siempre te visitan de día y en laboral que no en festivo, porque ellos no trabajan… Como Le dije ayer a otra compañera nosotros acudimos a un Hospital Veterinario y la rotación es una tónica, pero, nos compensa en cercanía y aparatos para el diagnóstico.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.