Viajar en camper: California Monkeys

Como sabéis las vacaciones que hemos disfrutado este año han sido algo diferentes y muy aventureras. Optamos por una forma de viajar distinta: utilizar una camper para realizar una ruta. Antes de contaros toda la experiencia completa quería presentaros el vehículo que utilizamos, así como la empresa que hay detrás.

Esta forma de viajar, y podríamos decir incluso, esta forma de vida, está teniendo un auge tremendo tanto en la compra y alquiler de autocaravanas y campers, así como la camperización de furgonetas por sus propietarios.

A California Monkeys los conocimos por la recomendación de Ana, una amiga nuestra, al preguntar a través de Instagram si conocían alguna empresa que alquilara furgos y que admitieran perros.

Nos pusimos en contacto enseguida y no nos pusieron ningún tipo de inconveniente a la hora de llevar a nuestros perros, ni por peso ni por número; puesto que habíamos preguntado en otras empresas que sí lo tenían y nos limitaban a la hora de viajar.

Ninfa y Canuto dentro de la furgoneta, en ruta.

La furgoneta con la que hicimos nuestra ruta es una Wolkswagen California Ocean totalmente camperizada de serie. En ella pueden viajar cuatro personas pues los asientos traseros se convierten en una cama deslizándolos hacia atrás y la parte superior del coche se desliza hacia arriba convirtiéndose en una segunda cama. Una cosa que nos gustó mucho es que los chicos de California Monkeys incluyen un colchón plegable simulando uno viscoelástico con el que el descanso es mucho más cómodo.

Interior de la furgoneta con el colchón desplegado.
Isla, Cantabria.
Mirador del Fitu, Asturias.
Parking frente a la muralla de Ávila.
Playa de Dícido. Castro Urdiales, Cantabria.

El interior dispone de pequeña nevera, cocina con gas y un pequeño fregadero. Además se incluye del menaje amplio y suficiente para cocinar, desayunar, almorzar y cenar. Ropa de cama, almohadas y nórdico para dormir en las noches fresquitas que hemos disfrutado, así como una ducha trasera conectada para realizar las labores de higiene.

Desayunando en el área de AC en Milladoiro, Galicia.

Ha sido toda una aventura el hacerse con un espacio reducido y autosuficiente para poder vivir. Si bien los primeros días estaba un poco desubicada por no disponer de baño o ducha, logré habituarme a esta forma de viaje. El buen tiempo del que disfrutamos hizo que no tuviéramos que utilizar de agua caliente para ducharnos y sólo tener que parar en un camping a pernoctar en el décimo día de nuestro viaje. Y en cuanto al lavado de ropa, aunque llevábamos suficiente ropa (incluso diría que demasiada pues llevábamos ropa de abrigo que no llegamos a utilizar) paramos en un centro de lavado en Cangas de Onís a realizar una colada de las prendas más utilizadas.

A la hora de buscar sitio para pernoctar hemos utilizado la app Park4night buscando lugares con encanto especial y haciendo caso de los comentarios de otros usuarios. En ocasiones hemos estado en áreas de autocaravanas municipales, la mayoría de las cuales tienen vaciado de aguas grises y rellenado de agua; y en otras hemos dormido en áreas naturales como miradores, playas o zonas boscosas. Todas las noches han tenido algo especial y puedo deciros que hemos dormido en sitios espectaculares de los que se guardan en la memoria y el corazón para siempre.

Parking 4 a los pies de la Basílica de Covadonga, Asturias.

Me han preguntado a lo largo del viaje si hemos sentido miedo a la hora de pernoctar dentro del vehículo, y mi respuesta ha sido no. No hemos dormido solos ninguna noche, por lo que no hemos tenido sensación de inseguridad. Además, cuando aparcábamos en alguna zona para hacer una ruta dejábamos echadas todas las persianas sin que pudiera verse el interior. Nuestros vecinos han sido muy amables y respetuosos y me he sentido parte de una comunidad que al cruzarse se saluda felizmente.

Hemos visto que una gran mayoría de viajeros lo hacían acompañados por sus perros, cosa que me ha alegrado enormemente. Al recoger la camper, los chicos de California Monkeys nos tenían preparadas una cama mullida, comedero y bebedero para nuestros perros, por lo que detalles como éstos son los que te decantes por una u otra empresa.

La forma de viajar con los perros mientras estábamos circulando es la misma que utilizamos cuando vamos con nuestro vehículo, con los cinturones específicos que van anclados al cinturón de seguridad. Les dejamos unas pequeñas camas sobre los asientos traseros para que se sintieran más cómodos y al estar más que acostumbrados a viajar, no había ningún problema. Además, en un par de ocasiones pudimos dejar a los perros dentro, pues el espacio y el tiempo dentro de la furgoneta no hacían peligrar su salud. Quiero dejar bien claro, que en otras circunstancias y en otra época del año no hubiéramos dejado a los perros dentro solos, pero las circunstancias climatológicas de las zonas por las que estábamos viajando sí.

Sin duda ha sido toda una experiencia el poder viajar así. Cada paisaje y cada ciudad me dejaban con una emoción constante, erizándome el vello e incluso brotando lágrimas en mis ojos. Es por ello que repetiríamos con total seguridad de nuevo. Os animamos a que, si sois tan aventureros y salvajes como nosotros os embarquéis en una experiencia como ésta ¡Os va a encantar y os va a dejar en una nube como a nosotros!

🅂🅃🄰🅈 🅆🄸🄻🄳

Camping en Vilela, Villaviciosa del Bierzo. León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .