Y tú ¿Qué lees?

galgo, Literatura, Perrilectura, Razas, textos

Esta semana os traigo dos libro que debéis conocer y que son totalmente solidarios, tanto por lo que cuentan como para el fin en el que fueron concebidos. Además de ser unos libros para todas las edades llevan consigo unas ilustraciones magníficas que narran la histora.

Uno de ellos es Galgui y el otro El silencioso amigo del viento.

El primero de ellos, escrito por María José Rodriguez Gómez e ilustrado por Andrés Arcos Corretjé, narra la historia basada en hechos reales de un galgo llamado Indy. La autora rescató con cuatro días a este cachorro y estuvo amenizando su vida durante 2 años hasta que pudo adoptarlo una familia definitiva. Galgui no solamente habla de él, si no que es extrapolable a cualquier galgo/perro que no quiere vivir en la calle y desea una segunda oportunidad. Diego es, junto a Galgui el protagonista que ayuda a encontrarle un segundo

El libro pudo salir adelante gracias a un proyecto de crowdfunding a través de Verkami y el 20% de la venta del libro va donado a diferentes protectoras a las que se quiere ayudar.

Si queréis adquirir el libro podéis mandar un correo a la autora  hola@mariajoserodriguezescritora.com o visitar la página web donde se especifican las tiendas colaboradoras www.galgui.es 

foto_libro.jpg (852×579)

El silencioso amigo del viento es un cuento escrito por Lisi González e ilustrado por Rafael Jaramillo. En él se cuenta la historia de un galgo negro nacido para correr detrás de las liebres. Sus imágenes en blanco y negro y su téxto poético lo hacen extremadamente bello. A través de sus páginas conoceremos sus sueños, miedos, su vida… Al igual que Galgui podemos creer en la vida de cualquiera de los animales abandonados a su suerte en el mundo.

La financiación del libro se pudo realizar también mediante crowdfunding a través de Verkami y lo podéis adquirir a través del correo de la autora lisienator@gmail.com o podéis encontrar el listado de las tiendas físicas en la web. Durante el micromecenazgo se donó el 50% de lo recaudado a SOS Galgos y así contribuir con la grave situación de este bello animal.

¿Y a vosotros qué libro os gustaría adoptar?

 

Tihar: el festival donde se honra a los perros.

Expediciones, fidelidad, India, lealtad, Nepal, perro abandonado, textos

En mi búsqueda del significado y el papel del perro en las religiones del mundo esta vez me he topado con el Hinduismo, religión practicada mayoritariamente en India y Nepal, y quizá una de las que se conservan escritos más antiguos.

Los hinduistas tienen multitud de dioses en su panteón, y algunos de ellos van precedidos por canes, pero, hay un día en el año en el que éstos son venerados enteramente.

El Tihar o Diwali, que significa “festividad de luces” se celebra en India y Nepal durante cinco días, cada uno con unos rituales marcados.

Es una festividad muy importante en el que tres animales cobran especial relevancia: el cuervo, el perro y la vaca. Os contaré un poco más.

Perro con guirnalda al cuello y el tikar siendo honrado por el Hombre

Durante el primer día llamado Kaj Puja “día del cuervo”, se colocan en un plato monedas, comida y otras ofrendas que son depositadas en los techos o azoteas de las casas con el fin de ahuyentar a los cuervos, ya que estos simbolizan la muerte.
Durante el segundo día, en el que centramos especialmente nuestra atención, se celebra el Kukur Puja,  honrándose y glorificándose al perro, mensajero del dios Yamaj, dios de la muerte. Cualquier perro callejero, de raza y con cualquier suerte es venerado con respeto.
Se les engalana con collares de flores, especialmente con la caléndula que otorga bendición. Les dan ricos manjares y se les impone la tika roja en la frente y las patas; este punto, que simboliza el tercer ojo, simboliza la sabiduría y el conocimiento.

El tercer día está dedicada a la diosa Laxmi, la diosa de la Fortuna en su forma animal personificada en la vaca, a la que también engalanan con flores, dan de comer fruta y dulces e imponen la tika. 
Tanto el tercer como el cuarto día sigue la fiesta con pasacalles por las ciudades y donde las hermanas cobran especial relevancia recibiendo regalos e imponiendo a sus hermanos varones la tika.

La relación del perro con el hombre hindú se remonta siglos atrás. En el Mahabharata, uno de los poemas épicos más antiguos del mundo datado entre el s. III antes de nuestra era, se cuenta la lucha dinástica entre dos familias, los Kuravas y los los pandavas que se disputaban el poder de la ciudad sagrada de Hastinapura. La lucha culmina en una gran batalla que dura 18 días y en la que los pandavas resultan vencedores. El último parva (libro) cuenta el ascenso de estos pandavas (eran cinco hermanos) hacia el Himalaya para alcanzar el cielo bajo su forma humana y en la que se les une un pequeño perro.

Yudhistira y su perro siendo llamado por Indra

Durante el ascenso cuatro de los cinco hermanos fallecieron quedándose únicamente Yudhistira en el camino. Llegando a las puertas del cielo, el Señor Indra apareció ante Yudhistira, que le indicó que montara en su carro ya que le llevaría directamente al cielo. El último pandava habiendo subido al carro indicó a su perro que subiera pero el Señor Indra se negó taxativamente. Éste le indicó que el can no podía entrar en el cielo ya que éstos contaminaban el cielo y se consideraba una simple mirada de este animal como privativa de los beneficios que consagraban la deidad.
Yudhistira se mostró inflexible indicando que el perro se había mostrado fiel junto a él pasando los momentos más difíciles en el camino, como la pérdida de sus hermanos, y no podía hallar la felicidad en el Cielo sabiendo que el perro no podía estar junto a él.

Poco después el perro, al escuchar estas palabras bellas y sinceras se transformó en Dharma, el dios de la Justicia, y Yudhistira entró directamente en el cielo bajo su forma humana.

Aunque la India es el único país en el que se contempla en su constitución la protección animal como un deber ciudadano, la realidad es bien distinta. El perro es considerado un animal portador de enfermedades y cada año mueren alrededor de 200 personas, muchos de ellos niños, a causa de la rabia. La ciudadanía es cuando entonces pide medidas extremas para su exterminación y muchos de los perros son envenenados con el beneplácito del gobierno. Una de las organizaciones que trata de dignificar la vida de muchos perros, la mayoría callejeros, es Kathmandu Animal Treatment Center ¿le echamos un vistazo juntos?


Fuentes e imágenes:


http://es.vina.cc/el-perro-de-los-pandavas/

– http://news.bbc.co.uk/2/hi/in_pictures/7085278.stm

– http://www.animanaturalis.org/p/1358

Un perro ha muerto, poema de Pablo Neruda.

Literatura, textos

No me he resistido a compartir con vosotros este bello poema del autor y Premio Nobel chileno Pablo Neruda: Un perro ha muerto.
He sabido que tuvo varios compañeros caninos durante su vida y que los amaba en libertad como amigos que eran.

Mi perro ha muerto.
Lo enterré en el jardín
junto a una máquina oxidada.

Allí, no más abajo,
ni más arriba,
se juntará conmigo alguna vez.

Ahora él ya se fue con su pelaje.
su mala educación, su nariz fría.

Y yo, materialista que no cree
en el celeste cielo prometido
para ningún humano,
para este perro o para todo perro
creo en el cielo, sí, creo en un cielo
donde yo no entraré, pero él me espera
ondulando su cola de abanico
para que yo al llegar tenga amistades.

Ay no diré la tristeza en la tierra
de no tenerlo más por compañero,
que para mí jamás fue un servidor.

Tuvo hacia mí la amistad de un erizo
que conservaba su soberanía,
la amistad de una estrella independiente
sin más intimidad que la precisa,
sin exageraciones:
no se trepaba en mi vestuario
llenándome de pelos o de sarna,
no se frotaba contra mi rodilla
como otros perros obsesos sexuales.
No, mi perro me miraba
dándome la atención que necesito,
la atención necesaria
para hacer comprender a un vanidoso
que siendo perro él,
con esos ojos, más puros que los míos,
perdía el tiempo, pero me miraba
con la mirada que me reservó
toda su dulce, su peluda vida,
su silenciosa vida,
cerca de mí, sin molestare nunca,
y sin pedirme nada.

Ay cuántas veces quise tener cola
andando junto a él por las orillas
del mar, en el invierno de Isla Negra,
en la gran soledad: arriba el aire
traspasado de pájaros glaciales,
y mi perro brincando, hirsuto, lleno
de voltaje marino en movimiento:
mi perro vagabundo y olfatorio
enarbolando su cola dorada
frente a frente al Océano y su espuma.

Alegre, alegre, alegre
como los perros saben ser felices,
sin nada más, con el absolutismo
de la naturaleza descarada.

No hay adiós a mi perro que se ha muerto.
Y no hay ni hubo mentira entre nosotros.

Ya se fue y lo enterré, y eso era todo.

                                                       PABLO NERUDA (1904-1973)

Fuentes:

http://www.clarin.com/buena-vida/tendencias/amigos-Pablo-Neruda_0_952705005.html

-http://animalaradiochile.blogspot.com.es/2011/01/un-perro-ha-muerto-poema-de-pablo.html

De Re Rustica, Columela y su descripción sobre los perros del s. I d. C.

Literatura, Roma, textos

Nos trasladamos nada más y nada menos que unos 2000 años atrás, en época romana y sobre la Península Ibérica:  Hispania. Lucio J. M. Columela era un gaditano, que escribió un tratado maravilloso sobre agricultura,  De re rustica,  compuesto por XII libros en los que habla, no solamente de la vida y producción en el campo, si no sobre la tenencia de animales, entre ellos y de forma sorprendente del perro.

Las referencias que a nosotros nos interesan pertenecen al Libro VII, capítulos XII y XIII y que ahora os vamos a desgranar.

Como nos comenta Columela, el labrador debe comprar y mantener al perro con preferencia a otro cualquier animal  y nos enumera tres motivos:

1. Para mantener y guardar la casa, así como lo que hay en ella.

2. Para rechazar los ataques de los hombres y de las fieras guardando los establos y el ganado.

3. Los perros que sirven para la cacería (aunque éstos últimos no los describe en demasía pues indica que la caza es una actividad que distrae al labrador).

El perro que guarde la casería debe ser grande, con ladrido espacioso y sonoro para amedrentar al  malhechor. Además ha de ser de color oscuro para ser visto de día y poder camuflarse por la noche, y aconseja que su carácter sea ni muy sosegado ni tampoco muy fiero y cruel para que no se rebele contra los humanos que vivan en casa. Éstos deben criarse alrededor de la cerca y dentro de la vivienda, y a los que nacieran en el mismo seno enseñarles el carácter de guarda.

Los perros guardianes del ganado no deben ser ni muy flacos ni muy gruesos pues han de ser ágiles para perseguir a los lobos que acechan el ganado, ya que si alguno de ellos apresara algún ejemplar han de correr para que suelte la presa y traérsela. Aconseja que sea blanco pues así se distingue del lobo si hay que intervenir en la pelea y no sea que hiera al que no debe.

“Cuidado con el perro” mosaico hallado en la domus  “La casa del poeta trágico” en Pompeya 

El autor advierte que tanto a las dos clases de perros, tanto guarda de la casa como del ganado, se les alimente con harina de cebada y suero (de leche), pero si la Hacienda está plagada de árboles pero pasto escaso deben comer pan de escanda o trigo mezclado con caldo de habas cocidas. Hay que apuntar que probablemente éstos perros también se alimentasen de las sobras de la comida diaria de los agricultores y labriegos de  la casa.  Y a todo esto, no solamente nos habla de la alimentación de los perros si no que aconseja las épocas y edades de monta, así como el  momento de destetar a los cachorros; que contrariamente a lo que se hace actualmente, no se destetan ni se separan de la madre pasados seis meses.

Por último habla sobre las posibles enfermedades más comunes de los canes y tratamientos naturales que se les podía administrar. Para las garrapatas era común aplicarles pez líquida (brea) cocida con manteca de cerdo para que los parásitos se deslizaran por el pelo y al arrancarlas no produjeran úlceras. Así mismo habla también de las pulgas contra las que se utilizaba comino molido con eléboro y agua, zumo de cohombro culebrino (pepino) o frotar por todo el cuerpo alpechín del aceite. Sorprende que Columela haga referencia a la amputación de las colas de los cachorros antes de los 40 días mordiendo entre los dientes las vértebras del espinazo del animal, estirar el nervio y dejar el sobrante de la piel para que cicatrizara, amputación que hasta unos años se practicaba en cualquier veterinaria.

Éste escrito no deja de ratificar si no, que el perro es el amigo que ha acompañado y acompañará al Ser Humano en su andanza por la faz de la Tierra. ¡Dejadnos que os lo mostremos y seguidnos!

Fuentes:

– Archivo digitalizado de la obra de Columela:  http://www.seagrosl.com/seagro/index.php/archivo/29-los-doce-libros-de-agricultura-de-columela.html

– Camps i Rabadà, Jaume “Lo que el hispano-romano Lucio J.M. Columela describió sobre perros, en su obra “De re rustica”. Visto por un veterinario” Dipósit digital de documents de la Universitat Autònoma de Barcelona. 11 pág. http://ddd.uab.es/record/107793?ln=en