A propósito de Lord Byron: el Terranova.

Canadá, epitafio, Lord Byron, Nativos americanos, vikingos

El Terranova es un gigante canadiense de 70 kilos de peso que se podría definir como el rey de los mares, el dios Neptuno del agua. Perro de origen desconocido, se cree en varias hipótesis sobre su procedencia, el Mastín tibetano, perro de los Pirineos, incluso algunos dicen que fue el vikingo Leif Erikson, que desembarcó en el continente americano sobre el año 1000, quien trajo un perro negro de grandes dimensiones. Otros dicen que fue un perro originario de Norte América y que fue domesticado por los indios Algoquinos y los Sioux.

A este perro se le conoce oficialmente con el nombre de Terranova desde 1775 cuando George Cartwright (comerciante de las industrias pesqueras de bacalao y salmón, así como de pieles con los indios Beothuks) bautizó a estos ejemplares con el nombre de la isla.

Mapa de la isla de Terranova hacia el 1600

En época de pesca se les dejaba en libertad en las islas pero ante la creciente numerosidad en 1780 se firmó un decreto en el que se restringía la posesión de estos ejemplares a uno por familia. Esta medida se radicalizó en 1815 indicándose que se podía sacrificar a cualquier perro en libertad y sin bozal, pues se quería promover la cría de ovejas. No obstante los entusiastas de la raza desobedecieron esta regla y continuaron con su cría.

En 1824 se tenían censados a unos 2000 canes y eran tan numerosos que el Reino Unido empezó a importarlos hacia su isla.

Por su gran tamaño eran empleados como perros guardianes así como animales de carga para transportar la leche en carros, el pescado o incluso el combustible desde el bosque a las aldeas en invierno. Pero su característica más preciada quizá sea su capacidad de nado y su proeza innata para el rescate. Desarrollaron una capacidad pulmonar, una cobertura especial para las aguas gélidas así como unas membranas entre los dedos de sus patas que facilitaban su nado,

Eran requeridos en los barcos y buques pescantes para arrastrar las redes cargadas de pescado desde las naves hacia tierra y se les utilizaba también como mensajeros entre los barcos en alta mar al sumergirse en el océano helado sin ayuda.

Su mayor proeza son los rescates que realizaban. En 1919 se tiene constancia de que un solo Terranova salvó a 20 náufragos tirando de su bote salvavidas hasta la costa.

Y toda esta historia era a propósito porque Lord Byron (1788-1824) poeta inglés, tenía un Terranova de nombre “Boatswain“. Se lo regalaron cuando era un cachorro en 1803 y fue un fiel acompañante del noble durante sus viajes. En una ocasión, el perro cayó por la borda del barco donde viajaban exigiendo Byron al capitán que detuviese la nave para poder recogerlo.

En 1808 Boatswain murió a causa de la rabia y éste recibió un regalo para toda la eternidad. En la Abadía de Newstead, propiedad de Lord Byron erigió un epitafio en su honor que reza:

“Cerca de este lugar reposan
los restos de quien poseyó
belleza sin vanidad
fuerza sin insolencia, 
valentía sin ferocidad,
y todas las virtudes del hombre sin sus vicios.
Este elogio sería un halago sin sentido
si fuera grabado sobre cenizas humanas.
Pero es un justo trinuto a la memoria de Boatswain, un perro”


A Lord Byron se le atribuye la frase de “Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro“. ¿Vosotros qué pensáis?




Fuentes:

-http://www.gentle-newfoundland-dogs.com/newfoundland-dog-history.html

-http://www.petwave.com/Dogs/Breeds/Newfoundland/Overview.aspx

-http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/byron.htm

-http://masquebixos.blogspot.com.es/2012/01/lord-byron-y-su-perro-boatswain.html

-http://www.abc.es/blogs/libros/el-perro-de-byron/

-http://eljuegodelataba.blogspot.com.es/2011_11_01_archive.html

-https://www.etsy.com/listing/94999750/map-of-newfoundland-from-1600s-ancient

-http://listadecanes.blogspot.com.es/2012/10/blog-post_3864.html

¡Que vienen los vikingos!

enterramientos, guerreros, vikingos

Todo el mundo relaciona a los vikingos con la ferocidad y sagacidad de sus ataques repentinos sobre las poblaciones costeras de Europa (quizá incluso de América del Norte), así como su sed de sangre y cultura bárbara. Se ha tendido a idealizarlos como hombres/mujeres de casi dos metros de altura, fuertes y con cascos con cuernos para guerrear.

Eran sociedades muy rígidas constituidas en castas repartidas en un entorno de difícil comunicación que hizo que predominantemente se hicieran navegantes. Étnicamente pertenecían a los pueblos germanos y se dividían en tres grupos principales: daneses, noruegos y suecos.

El llamado periodo vikingo comprende el espacio de tiempo entre el 800 de nuestra era, fecha en la que se considera que las incursiones de este tipo ya estaban generalizadas y el 1066; año de la muerte del último rey vikingo Harald Hadradi en la batalla de Standford Bridge.

El perro en la cultura escandinava era el guardián del inframundo, está representado por Garmr y se asemeja al Cerbero greco-romano.

Gamr con Hela en el inframundo

El pelaje de Garmr era de color negro y se suele representar con el pecho ensangrentado. Se situaba a las puertas de Helheim, conocido como reino de la muerte y situado en la parte más oscura, lúgubre e infernal de Niflheim, uno de los nueve mundos de Yggdrasil . (El término Hell, infierno en inglés, hace referencia a este lugar). Éste estaba reinado por Hela, hija de Loki y a él llegaban las personas que habían muerto por enfermedad o vejez. Una vez que se entraba. ni los dioses podían salir por el interminable río que rodeaba el lugar.

Hay representaciones de piedras rúnicas en las que se muestra a los guerreros muertos llegando al Valhalla y recibidos por una Valkiria que le ofrece hidromiel; detrás de ella aparece el fiel perro del guerrero esperándole para entrar. Es así como el perro y el lobo están relacionados y conectados estrechamente con el ideario del guerrero.

Los perros eran considerados un signo de status en este tipo de sociedad, se han encontrado numerosos enterramientos junto caballos, el animal más preciado por los vikingos. Eran utilizados para cazar, para trabajar, como acompañantes y para pastorear. El mayor número de perros, así como de otros animales inhumados demostraba el prestigio de la persona enterrada.

Me ha sorprendido la utilización de barcos funerarios como “ataúdes” y os quiero mostrar una pincelada de los más importantes. Realizados en madera, se disponían en el interior de un túmulo de piedra y en ellos se enterraban a personajes de prestigio. El más suntuoso hasta la fecha es el Barco de Oseberg, en Noruega, en el que se encuentran cuatro perros acompañando a dos mujeres, una de unos 70/80 años y otra de 50, las cuales son todavía un enigma.

Museo de barcos vikingos de Oso, Noruega

Otro de los barcos es el de Gokstad, también encontrado en Noruega, en el que se hallaron 6 perros acompañando a un rico y poderoso hombre de unos 40 años que a juzgar por las marcas de sus huesos murió en el campo de batalla.

Y por último, el Barco de Ladby, en Dinamarca, en el que se encontraron cuatro perros agrupados por parejas y atados con collares dobles unidos por un anillo, como los que se utilizan actualmente para pasear un par de perros juntos.

Las referencias que se tienen respecto a los canes, llamándoles perros paganos, son debidas al mensaje negativo que el cristianismo quería hacer llegar a la población para realizar conversiones hacia la nueva religión. Adam de Bremen (1070) describió las costas del Mar Báltico en su Historia de la Iglesia de Hamburgo, en la diócesis de Bremen. En dicho texto se hacía referencia a unas amazonas salvajes cuyos descendientes masculinos eran cinecéfalos, es decir, hombres con cabeza y torso de perro.

No obstante, el arraigo del perro en los sacrificios y ceremonias funerarias era muy alto, ya que la conexión entre los canes y la muerte era muy estrecha; éstos eran una especie de mediums entre la vida y la muerte. De hecho, las evidencias materiales arqueológicas reflejan dicha idea. Los perros no solamente son los acompañantes fieles de sus amigos muertos si no que al mismo tiempo reflejan un importante simbolismo mítico que relaciona la transformación de la vida en la muerte.

Piedra Rúnica U 855, Bolksta, Balmgsta (Uppland).
 Escena de cacería de un aristocrático o quizá una escena mitológica. 

Fuentes:
– Gräslund, Anne-Sofie. “Dogs in Graves-a question of symbolism?” en PECUS: Man and animals in antiquity. Proceedings of the conference at Swedish Institute in Rome, September 9-12, 2002. Pags. 167-176.

– http://www.mundohistoria.org/blog/articulos_web/vikingos_en_espa%C3%B1a

– http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/8464/barco_oseberg_tumba_secreta_una_reina_vikinga.html?_page=2

– http://www.khm.uio.no/english/visit-us/viking-ship-museum/exhibitions/gokstad/

– http://en.vikingemuseetladby.dk/explore/

– http://www.vikinganswerlady.com/vik_pets.shtml#Dogs

– http://es.wikipedia.org/wiki/Helheim